Extractes de l’article “Ser Evita. Lectura de Eva Perón de Copi” de Jorge Monteleone

Hacia 1969, cuando Copi escribe en París Eva Perón, su segunda obra teatral estrenada allí en marzo de 1970, el fantasma de Evita recorría de nuevo la Argentina (...)

Sin embargo, parte de su eficacia se basa en violentar constantemente cierta tensión histórica que el mito reclama para sí. Copi se adentra en la hagiografía de Evita para refutarla, pero con un fondo móvil que retiene los débiles rasgos históricos que construyeron la imagen, valiéndose no sólo de la mitologización peronista sino también de la antiperonista. Porque si bien esa figura no es histórica, sino mitologizada, juega con el ademán escandaloso que a menudo quiebra la verosimilitud histórica, a partir de la cual el mito de Evita pretende para sostenerse como verdad. En esa ambigua confluencia trabaja Copi. Así como en sus narraciones el orden del relato se precipita y altera en el caos de los acontecimientos, el orden del mito es siempre amonestado por la irrisión de lo histórico, que se sobredimensiona hasta volverse farsesco (...)

En La razón de mi vida Eva misma asume el matiz actoral de su función, que se desdobla públicamente: es "Eva Perón" para la vida política del Estado y es "Evita" para los humildes, los descamisados, los grasitas. "No vaya a creerse por esto que digo que la tarea de Evita me resulte fácil -se lee en el capítulo "Evita" de La razón de mi vida-. Más bien me resulta en cambio siempre difícil y nunca me he sentido del todo contenta en esta actuación. En cambio el papel de Eva Perón me parece fácil. Y no es extraño. ¿Acaso no resulta siempre más fácil representar un papel en el teatro que vivirlo en la realidad?"(...)

En ese punto Copi articula la imagen mitificada de Eva Perón: la sitúa en el escenario estatal como una autorreferencia que se ilumina en la condición actoral que la formó y en la escena teatral que la despliega. Ese papel -teatro en el teatro- lo representa ante Ibiza, ante su madre, ante Perón. Y al mismo tiempo la acecha constantemente el otro rol, el de Evita. Con él, todo el escenario teatral/estatal se torna bambalina. Evita es la que agoniza en el enclaustramiento de la residencia presidencial, la que se sacrifica por su pueblo que vela afuera, donde todos esperan la muerte. El escenario es así, al mismo tiempo, espacio de representación de la agonía estatal y ámbito secreto de la santificación. Hasta que al fin llega su público, su pueblo, en la figura de la enfermera: ante ella Eva inicia otro rol, trueca su papel por el de Evita, incluso en la distancia que establece ser, además, "la Señora".

En el cruce de estos dos roles se desarrolla el personaje de Copi, donde la figura de la actriz Eva Perón en el escenario material metaforiza el rol de Evita en tanto representación imaginaria (...)

Sería deseable que el papel de Eva Perón lo interpretase un hombre travestido porque de ese modo afirmaría una de la claves de la obra. "¿Qué es ser mujer?" dudaba Copi en un largo reportaje de Osvaldo Tcherkaski, y respondía: "ser mujer es solamente eso... es vestirse de mujer". (Habla Copi, Buenos Aires, Galerna, 1998, p. 50). Del mismo modo, en Eva Perón esa lógica podría afirmar: ser Evita es vestirse de Evita. En el travesti esa atribución se hace evidente sumada a los numerosos vaivenes de los vestidos oficiales, el peinado, las pelucas o los afeites que pueblan la obra. Como en Las criadas de Genet, el travestismo del personaje exaltaría su destino ficcional. Pero si por esta lógica Eva sería un travesti, por lo mismo se vuelve necesario que la enfermera sea interpretada por una mujer. Del travesti a la mujer se haría evidente el efecto de superficie y mascarada por el cual ser Evita es vestirse de Evita, lo cual no dependería del género sino de la misma representación imaginaria del mito (...)

Actuación, simulación, travestismo y, finalmente, muerte. En efecto, no es necesario que Eva Perón muera para volverse imagen inmortal, pero en su economía funérea alguien debe hacerlo en su lugar. Porque la imagen de Evita no muere pero, en su nombre, mata. O acaso sacrifica. La enfermera vestida de Evita se transforma en ella al ser asesinada por la propia Eva. Quiero decir, como en el verso de Mallarmé, que en sí misma la eternidad la cambia: se transforma en Evita y a la vez en ella misma o, porque se viste de Evita es Evita. El hecho es ambiguo y a la vez desgraciado. Nos dice que la destinataria del mito, su protagonista verdadera, su encarnación, es esa mujer del pueblo; y luego parece advertirnos que para asumir el nombre de ese mito como tal, esa mujer debe, fatal y terriblemente, derramar su sangre para entrar en la historia.
Copi predice así, o acaso repite, la lógica perversa de la historia argentina. No sólo que nuestras mitologías tienen una vocación por la sangre y por la muerte, sino también que muchas veces las razones de Estado se fundaron en el crimen.

Jorge Monteleone
Publicat sencer a “Las razones de Estado (lectura de Eva Perón, de Copi)”,
a Clarín, Suplemento Cultura y Nación, 28 de mayo de 2000.


      dll dm dx dj dv ds dg dll dm dx dj dv ds dg dll dm dx dj dv ds dg dll dm dx dj dv ds dg dll dm dx dj dv ds dg dll  

  GENER 2004                                                               29 30 31      
  FEBRER 2004             1   3 4 5 6 7 8   10 11 12 13 14 15   17 18 19 20 21 22                  
  HORARIS de dimarts a dissabte a les 21'30 h. diumenges a les 18'30 h.
  eva perón de copi traducció del francès i direcció jordi prat i coll espai lliure